Ideado y creado por Sandra Romero



Seamos raros.

Category : Uncategorized Jul 14th, 2015

Seamos raros.  Que nunca importe el cómo pero que nos vuelva locos que sea.

Que no nos quiten las ganas de abrazarnos desnudos, como animales que se cubren de estrellas picudas las espaldas para curarse las heridas y que se llenan de arañazos marcando los pasos de su camino.

Seamos raros, como la palabra “agapanto”, como la canción sin estribillo que vamos a inventarnos.

Que nosandra-romero-corazones me crea nunca la mujer de tu vida, pero que no exista una de tus vidas por la que yo no haya pasado.

Que nos pierdan los minutos que nos quedan para encontrarnos y que nos limemos a ritmo de mordisco las uñas que no terminamos de arrancarnos mientras nos pensamos.

Que no dejes de ser tú, con tu mirada infinita de espacio brillante, y con esa forma tan cool  con la que has conseguido a hacerme reír.

Y si en verdad existes, y te atreves a encontrarme, si apareces en mi vida, seamos raros. Ahora que te llamo a oscuras esta noche, cuando aún no me acuerdo de tu nombre y recorro con mis dedos minuto a minuto tu cuerpo sin conocerlo.

Que no llegues a ser lo primero ni te conviertas en cicatriz y que tampoco seas la tirita.

Que sea siempre hoy sin esperar a ver qué llega mañana. Que no importen las fechas y que no nos dé miedo dejar a un lado lo sensato. Que nos abrigue el color de tu sonrisa y que nos destapen cada sandra-romero-plantitassegundo nuestras manos.

Y qué más da si sólo somos como dos ornitorrincos melancólicos, hundidos en el leve recuerdo de nuestros cuerpos, antes de encontrarnos.

Cometas en el tiempo.

Category : Uncategorized May 29th, 2015

A veces, cuando pasan los años, te das cuenta de que no siempre reconoces a la gente que conoces. Uno no quiere que lo recuerden por lo que ha dejado de hacer o ni siquiera ha llegado a plantearse, sino por aquello que ha hecho.

El transcurso del tiempo nos acaba enseñando que el número de espejos en los que nos miramos es insignificante.  Lo importante, en realidad, es distinguir a quién vemos cuando nos miramos y saber de qué estamos hechos para poder reconocernos a nosotros mismos.

Conocer a alguien no es complicado. Lo realmente difícil, lo que puede que se nos escape de las manos, es hacer que alguien desaparezca una vez que ha formado parte de nuestra historia. Sin embargo, el dolor nos empuja en ocasiones a querer hacerlo.

El olvido no existe, pero a veces tiende a confundirse con un segundo lugar, con un tercero, con la indiferencia…

Hay quien dice que todo aquel que aparece en tu vida lo hace por algún motivo y por una razón. Yo he aprendido que para permanecer no sirve con haberte cruzado simplemente en el camino de alguien. Se trata de dejar huella, y esto es algo tan simple y natural que algunas personas nunca llegan a conseguirlo.

Cuando conoces a una persona lo haces eternamente. No escometa-sandra-romero posible hacer que desaparezca. Siempre estará ahí. Da igual dónde vaya. Por eso deberíamos prestar atención a cómo hemos pasado por la vida de las personas, porque así será como permanezcamos en ellas.

A mis muy recientes cumplidos 34, he aprendido que la vida está llena de arañazos y que a veces no sirve con una tirita para poder taparlos. Y que, a pesar de toda herida, hay vacíos eternos que se convierten en cometas gracias a la gente de la que nos hemos ido rodeando.

Por eso, a mis 34, veía necesario este post, en el que os reconozco, porque permanecéis en mí. Os reconozco a todos aquellos que habéis sido más que una tirita.

El ciclo de la mariposa.

Category : Uncategorized May 12th, 2015

Ciclos. La vida está llena de ciclos. De segundos que empiezan y de momentos que se van.

No importa la duración, lo fundamental es saber reconocer lo que nos dejan.

No se trata tanto de las puertas que se cierran, y que ya nunca serán, sino de las puertas inesperadas que se abren y de ese gusto (semidulce con un toque de picante) que tienen el vértigo y la expectación por adelantarnos a lo que vendrá.

Es algo similar al ciclo de las mamariposa-sandra-romeroriposas. De pronto la vida te arrastra hacia un momento crisálida. Se trata de algo inesperado en un espacio dónde nos han dejado sin luz. Y es precisamente a oscuras cuando tenemos la increíble oportunidad de reconocernos a nosotros mismos, de jugar con nuestras formas y actitudes hasta descubrir nuestro verdadero Yo.

A oscuras somos capaces de hacer las composiciones de color más inesperadas y jugar con los pigmentos hasta encontrar la mezcla perfecta de colores que dará forma a nuestras nuevas alas.

Dicen que dentro de ella vuelan un montón de mariposas, que con las alas le sacuden el alma, y que revolotean incesantes queriendo brotar por cada uno de los poros de su piel.

 

Nunca empezamos de 0.

Category : Uncategorized Abr 20th, 2015

Crees que sabes hacia dónde vas pero no siempre se acierta. Cuando estás convencido de que tu camino es el correcto y de pronto te das cuenta de que no es así, toca empezar de nuevo.  De nuevo, porque realmente nunca empezamos de cero.  Todos tenemos un punto de partida y somos el resultado de nuestras propias experiencias. Por eso, para avanzar y fijar nuevos rumbos, es fundamental reencontrarse con uno mismo.

Quizás te habías olvidado de tus sueños. A veces, incluso, de soñar.

Nadie dijo que los comienzos sean fáciles. No, no lo son. Pero de ti depende quedarte con lo mágico del momento: son increíbles los instantes difíciles porque se llenan de personas bonitas. Las reconocerás porque están ahí para hacer de las curvas rectas. Cada una te recordará quién eres porque también estamos hechos de las personas que aparecen en nuestra vida.

Empieza de nuevo. Ahora tienes la oportunidad de trazar nuevos planes. De inventarte tu propia historia. Leélo bien: invéntate tu propia historia. Y hazlo, de tal forma, que cuando acabe te dé gusto firmar. Déjate sorprender por las experiencias nuevas, rodéate de sonrisas, di sí a todo aquel que aparezca en tu vida con brillo en los ojos, emociónate y disfruta de todo lo que significa “descubrir”.

No creas en los fracasos, habla sólo de cambios. No te hundas en las caídas, aprende a mirarlas como si fueran guiños aunque aún no sepas cuál es su significado.

Olvídate ya de los números. Desapréndete el cuento. No hagas más cálculos con los minutos. Deja de contar el tiempo que no queda. empezar-de-0-sandra-romero

Empezar de nuevo no significa volver al principio de ningún camino. Realmente se trata de no mirar hacia atrás, pero sí de hacerlo hacia dentro, de saber quién eres tú y de fijar nuevas metas.

No pienses que lo que te está esperando es una línea recta por la que dar un paseo, más bien esta vez se trata de un juego de esfuerzo y resistencia en el que tu papel principal es colocar las baldosas por las que continuar. De ti depende que éstas sean o no amarillas. Bienvenido al nuevo trabajo de construir un día a día, de quererte a ti mismo. Bienvenido Tú.

Empezar de nuevo tiene que ver con situarse al borde de un precipicio y sentir cómo, desde lo más alto, el aire es capaz de arañar tu cuerpo. Es un simple balanceo. Cuestión de coger impulso y mirar hacia dónde realmente quieres ir, encontrar cuál es tu historia y disfrutar de ese largo minuto.

Y tú, ¿te atreves a saltar?

Una vida con sentido.

Category : Uncategorized Mar 16th, 2015

El paso de los años deja entrever las arrugas. Nos irritan las de la piel pero nos duelen las del alma, aquellas que no tapa ningún maquillaje y que consiguen encoger los momentos. Son esas arrugas que nos marcan como si se tratara de cicatrices de las que pican cuando cambia el tiempo.vilano

La vida es como un juego donde cada uno deberíamos poner en la partida nuestro mejor Yo. A veces nos dejamos llevar sin estrategia. Y, en ocasiones, cuando es nuestro turno, caemos en la casilla equivocada. Pero, de pronto, nos damos cuenta de que realmente al tirar los dados salió seis y esto nos permite volver a tirarlos. Entonces es cuando la vida nos brinda la oportunidad de cambiar el rumbo de la veleta y marcar con ese movimiento nuestro propio camino, haciendo que éste señale hacia otro lugar.

Nadie te dice que en esta ocasión el viento vaya a estar a tu favor pero párate a pensar; es increíble tener de nuevo en tus manos la posibilidad de soplar el “vilano” con fuerza y pedir un deseo.

No venimos al mundo con la opción de un botón “reset” aunque, más de una vez, hubiésemos querido hacer uso de él. Pero sí podemos fijar de nuevo un punto de partida: estudiarnos todas las direcciones que encierra el mapa o, incluso, hacer una bola con él, arrugarlo, y tirarlo a la basura. Tenemos la opción de marcar nuestro propio itinerario sin recurrir al GPS.

Apuesta por una vida con sentido (a poder ser con los cinco). ¡Que no te importe mojarte bajo la lluvia y disfruta saltando sobre los charcos! Aprovecha la experiencia de poder acariciar la vida con la punta de los dedos y de llenarla  con minutos que te ericen la piel. Huele cada día como  si se tratara de una nueva oportunidad. Despójate de las bolas de naftalina y de los recuerdos que se apolillan bajo las horas que ya ni están ni son. Escucha sonrisas. Estrena miradas, ve cosas nuevas, déjate observar. Experimenta nuevos sabores. Degusta cómo saben las cosas que te has perdido.

Apuesta por una vida con sentido. Pon el cuentakilómetros a cero e invéntate cada uno de los días. No te conformes con veranos que se quedan sin sol pero que aún así tienen la fuerza para abrasarte el cuerpo. Y lucha por evitar esos inviernos capaces de incinerar la memoria.

No es cuestión de brújulas ni de carteles cvida-sentido-sandra-romero-blueon dirección obligatoria. Se trata de tu propio sentido, aquel que te define y que en algún momento te hará grande. Yo también quiero una vida con sentido. Una vida en la que perderme me sirva para encontrarme conmigo misma. ¿Te vienes?

Todas somos Cenicienta.

Category : Uncategorized Mar 8th, 2015

Los zapatos son elemento protagonista. Unos zapatos definen qué tipo de persona eres y a dónde vas.

De esto sabe mucho Cenicienta. Su historia no sería sin sus zapatos.

Resulta realmente extraño que el hada madrina se equivocara de talla. Ni a Cenicienta ni a ninguna otra mujer unos zapatos pueden quedarle grandes.

Si el zapato nos aprieta, nos descalzamos. Si nos queda grande, tenemos la capacidad de llenarlo. ¡Vaya que si la tenemos!

En mi versión del cuento, la historia da un pequeño giro:

cenicienta-sandra-romero

Y, a veces, cuando esto pasa, tropezamos. Lo bueno es que nos levantamozapato-cenicienta-sandra-romeros. Y no necesitamos ni príncipes ni hadas madrinas para volver a calzarnos.

Esto va por todas aquellas Cenicientas que si se caen se levantan, que se llenan de magia cada día y que pisan fuerte a diario independientemente de cuál sea la talla de su zapato. 

Para todas aquellas que saben de nudos y sobre todo que aprendieron cómo desatarlos.