Soy miope de la vida. Es así.

No veo de lejos. A veces, sin causa justificada, tampoco de cerca. 

Estoy convencida de que la creatividad y, por ende, el proceso creativo (tiempo y acciones que me fascinan), están relacionados con la forma que tenemos de ver y entender el mundo. Y yo soy miope. No me quejo. Creo ver de lejos cosas que no son.

Siempre resultan ser combinaciones inesperadas, objetos insólitos. A veces inexistentes. Y entonces, yo misma los creo, desde mi punto de vista miope, y los convierto en lo que he creído ver. Y así se resume mi forma de crear: dando vida y forma a mi miopía que, debo confesar, a veces es inducida.