Quizás la culpa fue del silencio hueco que nunca llegamos a callar.

Calla.
¡Compártelo en las redes!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *