Pintar es algo así como acariciar tu cuerpo por primera vez: descubriendo su tacto como se reconoce con el pincel cada poro del papel, saboreando a qué sabes, cubriendo huecos en blanco, haciendo alguna que otra veladura, marcando tus sombras, temblando a veces en el trazo.

Imagina que perfilo las líneas de cada uno de tus rincones, otra vez, aprendiéndome de memoria tus ángulos para luego recordarte, enhebrando suspiros, encajando posiciones, delimitando uno a uno tus contornos hasta hacerlos míos, en el papel.

Últimamente, todas las historias comienzan con un IMAGINA…

Fomentar la imaginación
Imaginación -esbozo- (Sandra Romero. Sin fecha)